Reflexiones a partir de los cortes transversales

Cada corte transversal es una operación proyectual. Es una reflexión en sí misma.

 

Cuando las películas se descontextualizan de su tiempo y su coyuntura, y se agrupan por conjuntos aleatorios, el cuerpo de estudio empieza a cobrar un nuevo sentido y revela nuevos datos. Así, del análisis fragmentado de la ciudad filmada, es posible reconocer ideas de ciudad que atraviesan épocas. Esto es, por ejemplo: patrones de uso del equipamiento urbano, evolución de la noción del espacio público, de la noción del espacio doméstico, de la idea de barrio, de vecindad, y de ciudad en general.