Filmografía

 Criterio de selección

El universo de las películas filmadas en Montevideo no está disponible. Muchas películas se perdieron, mientras que otras no han sido publicadas en video, por lo que su disponibilidad depende del contacto directo con los realizadores de las películas.
Por otra parte no existe en Uruguay un archivo único de películas nacionales, así como tampoco existe una lista única de lo que podría ser una biblioteca completa del cine nacional. Las listas son múltiples y sus criterios de selección son dispares (incluso algunos de dudosa relevancia). Las características amateurs del cine uruguayo durante el siglo XX, profundizan este fenómeno. Es difícil encontrar un límite entre video casero y video profesional, lo que explicaría la dificultad en la definición del conjunto de las películas que conforman el universo realizado de cine nacional.
En este contexto, donde no existe un universo, ni convalidado ni accesible, no sería apropiado hablar de ‘recorte’. El corpus sobre el que se basa este trabajo ya está recortado, por así decirlo, de origen.
La selección del registro de filmación sobre la ciudad tuvo que salvar estas peripecias, siendo el primer acercamiento proyectual del trabajo. Un primer acercamiento que se podría decir que surge casi por necesidad.
El trabajo de selección tuvo tres etapas.
En primera instancia se hizo un inventario de películas organizadas por año, utilizando como base las listas de la Uruguay Film Commission, Catálogos de Cinemateca Uruguaya, y de archivo de Inéditos, ciclo de filmaciones recuperadas por el departamento audiovisual de la Universidad Católica. El mismo se purgó bajo el filtro de películas que efectivamente fueron filmadas en Montevideo. Quedaron fuera de la lista películas filmadas en el interior del país, en locaciones interiores y también películas que, habiendo sido filmadas en Montevideo, no pretendían ser Montevideo (serían películas que utilizaron Montevideo como escenario pero simularon ser otro lugar).
En segundo lugar se hizo un esfuerzo por tener una muestra significativa de cada década, desde 1923 (año en que se filma la primera película uruguaya disponible) hasta 2015. Esto no quiere decir que cada década esté representada con la misma cantidad de películas: la mayor o menor densidad de películas por década evidencia también una coyuntura. No sería representativo que la década de 1920 tuviera la misma cantidad de películas seleccionadas que la década de los 2000, dado la diferencia evidente en la cantidad de producción de una época y la otra, por ejemplo. 

Por último, se procuró que la selección estuviera integrada paralelamente por dos categorías de material filmado: el documental y la ficción. Debe aclararse que en ambos casos, estaremos hablando de ficción. Incluso cuando visitamos documentales, seguimos hablando de ficción. No sería válido tomar la imagen en el cine como representaciones de la ciudad, ya que se trata de una narración, un Montevideo ficcionado, que no es real. 

El documental -compuesto por informativos, filmaciones amateurs proyectadas y filmaciones documentales realizadas en la ciudad- es un registro histórico que, a través de fragmentos filmados, acompaña la evolución de la ciudad haciendo énfasis en acontecimientos o momentos claves para la ciudad. La ficción -donde se agrupan las películas, series y videos musicales- es un registro de acontecimientos imaginados en el tejido urbano, donde la documentación de la ciudad se da tangencialmente.

Incluir tanto el documental como la ficción permitirá matizar la ciudad imaginada con hechos que efectivamente tuvieron lugar en Montevideo y así poner en paralelo dos visiones de diferente índole para complejizar la construcción de una visión global.